- Publicidad -

Ana Tauste hace historia en el Gran Trail Aneto-Posets

Benasque

El francés Bernat Marmisolle marca el mejor tiempo de los corredores del Gran Trail Aneto Posets, y la manchega Ana Tauste hace historia en el Valle de Benasque

Ciudadela de Jaca Post

15 horas, 41 minutos y 56 segundos después de dar el primer paso en el Gran Trail Aneto-Posets entró en la meta el francés Bernat Marmisolle. El galo lo hizo en solitario, después de sufrir y disfrutar de un trazado único, tras dejar atrás los 105 kilómetros y 6.760 metros de desnivel positivo de una de las carreras más espectaculares de España. Pero para la historia queda el carrerón de Ana Tauste. La manchega ha destrozado el anterior récord.

Energías de Panticosa – Post

Bernat Marmisolle ha sellado el triunfo de un pelotón de 177 participantes, 18 de ellos mujeres, que han participado en una  prueba singular. Y no fue una victoria fácil. Pronto un cuarteto formado por Sergio Gimeno, Jonatan Tejada, Marc Olle y Beñat Marmisolle tomó la batuta. En el primer bucle alrededor del Aneto (3.404), entraron juntos a Benasque con 30 minutos de ventaja sobre el resto de participantes.

La pelea continuó en el macizo del Posets (3.369 m). El francés fue el más fuerte en este segundo bucle para hacerse con su primera victoria en el Gran Trail Aneto-Posets. Fueron solo 5 minutos más que el récord establecido por Javi Domínguez en 2018.

“La llegada de la pandemia en 2020 dio al traste con mis todos mis planes, también los deportivos. Ha sido una temporada muy difícil, pero me alegra mucho ver que estamos saliendo y que me siento tan bien. Nunca había corrido en estas montañas y son increíbles. Correr alrededor del Aneto bajo la luna llena ha sido algo mágico”, compartió el galo al terminar.

55 minutos más tarde cruzó la meta el segundo clasificado, el catalán Marc Ollé (16h36m45s), que explicó que había sido “una carrera durísima, en la que he sufrido mucho por un problema al atarme demasiado fuerte las zapatillas”.  El tercer puesto fue para el aragonés Sergio Gimeno (17h08m17s), mientras que Héctor Trueba y Alex Urbina fueron cuarto y quinto respectivamente.

Una manchega a batir

Por su parte, la categoría femenina vivió una jornada histórica. Tres mujeres se metieron en el top15 de la clasificación general. La vencedora, Ana Tauste, destrozó el récord por más de 2 horas. La manchega arrancó fuerte, compartiendo liderato con Marta Vidal y Lurdes Palao, pero ya antes de completar el primer bucle en Benasque se escapó de ellas. Cualquiera diría que era su primera vez en una distancia tan brutal. Sin temores ni frenos se lanzó a por la victoria en solitario y detuvo el cronómetro en un increíble tiempo de 19 horas, 30 minutos y 51 segundos.

“Ha sido todo un reto, jamás pensaba que podía hacer algo así. Mi estrategia ha sido pegarme a corredoras con más experiencia en la distancia, hasta que me he visto preparada para dar un paso adelante. El ambiente en Benasque es incomparable al de cualquier otro sitio”, apuntó la corredora que también sabe lo que es ganar la Vuelta al Aneto, el Maratón de las Tucas y la Vuelta al Pico Cerler.

En segundo puesto cruzó la meta la valenciana Lurdes Palao (20h14’22”), vencedora en 2016, y completó el podio la aragonesa Marta Vidal (20h27’00”). Las tres bajaron del récord previo de Natalia Román, quien tuvo que retirarse de forma prematura tras sufrir problemas estomacales.

La Vuelta al Aneto es para Sandra Sevillano y David Prades

Gran nivel también en la Vuelta al Aneto, con sus 55 km y sus 3.630 m positivos, que empezó el sábado a las 7.00 horas con 407 participantes. David Prades y Sandra Sevillano fueron los dueños y señores de sus respectivas categorías, ampliando su ventaja a cada punto de control en este trazado que rodea la montaña más alta de los Pirineos.

Tras el de Castellón, que marcó un tiempo 7 horas, 4 minutos y 7 segundos, fue el oscense Alberto Torres (7h36’57”) quien se afianzó en la segunda posición desde la primera gran subida al collado de Salenques (2.808 m), el techo de la carrera. Sin opciones para cuestionar el reinado de Prades, el de Peña Guara se dedicó a defender su sitio en el segundo cajón del podio. La lucha por el bronce, sin embargo, estuvo más reñida, siendo finalmente Ugaitz Artola (8h07’00”) quien se llevó el gato al agua.

Entre las chicas, la diferencia de Sevillano con sus rivales fue todavía más apabullante. La vasca, que finalizó en la 11ª posición general, batió además el récord de la prueba con 8 horas, 35 minutos y 31 segundos. Más de 1 hora y media después tardó en alcanzar el arco de llegada la siguiente clasificada, Pilar Salvador (10h13’17”), por delante de Julia Pérez (10h26’49”).

Marcos Ramos y Cristina Trujillo brillan en el Maratón de las Tucas

Con 42 km y 2.500 m positivos, era la menor de las tres distancias celebradas este año en GTTAP, pero no eso no significa que fuera a ser un paseo de rosas para sus participantes. Las altas temperaturas pusieron las cosas difíciles en una prueba que salió a las 09:00 horas.

Entre los chicos, Marcos Ramos demostró el gran momento de forma en el que se encuentra. Se llevó la victoria con un tiempo de 4 horas, 30 minutos y 27 segundos. Batió el récord registrado en la última edición por Pablo Villa. Parte de la culpa del éxito del de Calamocha (Teruel), la tuvieron sus rivales. Especialmente Alberto Lasobras (4h31’50”) y Fran Naval (4h33’41”), que completaron el podio masculino 100% aragonés. Muy cerca de ellos, se quedó David López Castán, seguido de Genís Zapater.

La carrera femenina sí tuvo una clara dominadora, la joven Cristina Trujillo. La madrileña se cubrió de gloria en su primer maratón de montaña, liderándolo de principio a fin, y paró el crono con un impresionante tiempo de 5 horas, 45 minutos y 14 segundos. Tras ella finalizaron Sonia Martín y Aitziber Ibarbia.

La octava edición del Gran Trail Trangoworld Aneto-Posets ya forma parte de la historia de las carreras por montaña. Se hizo esperar, tras un 2020 marcado por las cancelaciones de eventos deportivos, pero finalmente se pudo celebrar bajo significativas medidas de prevención frente a la pandemia de la covid-19.

Es cierto que hubo sacrificios, empezando por la suspensión de tres de las seis modalidades previstas, que redujeron a la mitad el número de participantes. También cambios en la ubicación de la salida y meta, que se llevó a las afueras de Benasque, o test de antígenos para los 500 voluntarios del evento. Pero finalmente, a pesar de la complejidad del momento que estamos viviendo, el deporte ocupó el centro y las emociones volvieron a aflorar.

¡Suscríbete gratis y no te pierdas cada viernes nuestro podcast montañero "Planeta Montaña"!

Mostrar Comentarios