Así es Diego De Blas, un joven todoterreno

Scouting

El equipo oscense vuelve a apostar por perlas todavía por pulir. Llega de la prestigiosa cantera del Real Madrid

Banner Podoactiva TOP Post

Diego De Blas es un joven alero de 17 años y 2,00m de altura, nacido un 5 de noviembre del año 2000 en Madrid, que llega cedido desde la cantera del Real Madrid, en la que llevaba desde categoría infantil, cuando en 2012 ingresó en el club blanco, tras jugar en categoría alevín en las filas del Distrito Olímpico de Madrid, siendo así su primera temporada fuera de la capital de España.

Como cualquier jugador de la cantera del Real Madrid, ha coleccionado varios éxitos en las categorías inferiores, destacando la Minicopa de 2014 o el campeonato de España junior de 2017 celebrado en Bilbao, estando a nivel individual, al ser uno de los jugadores más prometedores del baloncesto español, en el Jordan Brand Classic de 2016 celebrado en Croacia destinado para jugadores europeos, y en el Basketball Without Borders de 2017 celebrado en Israel que organiza la FIBA y la NBA, donde se aglutinan las mejores promesas baloncestísticas del planeta de la generación para la que se celebra.

Como es lógico, es un clásico de las convocatorias de la selección española en categorías inferiores desde el año 2013, donde es un jugador importante, consiguiendo la medalla de oro en el Europeo sub16 de Polonia de 2016, siendo titular en 6 de los 7 partidos y jugando una media de 14 minutos, 3,1 puntos y 2,4 rebotes, siendo su última participación en el Europeo sub18 de Letonia este mismo verano de 2018, donde la mala suerte se cebó con la selección española, que únicamente perdió el partido de cuartos de final de forma sorprendente, que le apeó de mejorar el 9º puesto que finalmente consiguieron, con unas medias de 15 minutos, 4,4 puntos y 1,9 rebotes, compartiendo generación con el aragonés Carlos Alocén, hijo del ex peñista Alberto Alocén y jugador del Tecnyconta Zaragoza.

Esta no será su primera participación dentro del baloncesto senior, y es que a pesar de su juventud, son ya 2 las temporadas que ha disputado en liga EBA, en el Real Madrid B, jugando la temporada 2016/2017 un total de 16 partidos, con 13 minutos de media, 4,4 puntos y 1,4 rebotes, con un sorprendente 50% de acierto desde el triple, para ya en la campaña 2017/2018 en sus 26 partidos promeditar un total de 18 minutos, 3,5 puntos y 2,5 rebotes, dos temporadas en las que ha compartido equipo con el ex peñista Javier Salsón, que jugó en Huesca del 2009 al 2011, consiguiendo el ascenso de LEB Plata a LEB Oro, y jugando la primera campaña en la categoría que actualmente disputa Levitec Huesca.

Aunque sea un hombre de corta edad, Levitec Huesca gana con Diego De Blas un jugador de gran envergadura gracias a sus largos brazos, al que se le puede considerar un jugador de equipo que hace de todo, sumando un gran número de intangibles en ambos lados de la pista, aportando en todas las facetas del juego tanto en ataque como en defensa, aunque hay que ser conscientes que hablamos de un jugador que se encuentra en formación que puede puede cometer los errores lógicos para su edad.

Su juego ofensivo

Diego De Blas no se caracteriza por ser un jugador estadístico, dado que no se le considera un jugador egoista, a pesar de que es capaz de realizar muchas cosas diferentes en ataque, ya no solo en el aspecto anotador, sino que tiene una buena visión de juego y lectura del mismo, importante para el juego colectivo.

En cuanto al lanzamiento, no rehuye al tiro de 3 puntos, donde acostumbra a superar el 30% de acierto, moviéndose muy bien por los laterales, aunque uno de sus fuertes en ataque son las penetraciones, aprovechando su buen primer paso que le concede ser un jugador alto y rápido, acabando cerca del aro bien con bandejas o con mates gracias a su gran potencia de salto y largos brazos. Desde el tiro libre es un aceptable lanzador, que supera el 70% de efectividad.

No le cuesta correr el contraataque, saliendo con rapidez siempre que puede para si se da la ocasión hundir el balón en el aro entrando con fuerza. Tampoco le es un impedimento poner el balón en el suelo, siendo un aceptable pasador y un jugador inteligente para encontrar a sus compañeros sobretodo cuando penetra y se le cierra la defensa.

Su juego defensivo

Jugador de gran sacrificio en defensa, trabajador, luchador y difícil de superar, gracias a su velocidad en el desplazamiento lateral y a su envergadura que le hace ser más grande de lo que es, a pesar de no tener su cuerpo todavía desarrollado del todo, y es que todavía está creciendo.

Activo y compañero, llegando a las ayudas siendo capaz de volver a puntear a sus pares gracias nuevamente a su velocidad, sus largos brazos y su capacidad de salto, una característica que también le ayuda a capturar un buen número de rebotes, tanto ofensivos como defensivos, los cuales si está cerca nunca da por perdidos.

Incómodo en las líneas de pase, gracias a su físico y a su lectura del juego, anticipándose en ocasiones a las jugadas rivales, consiguiendo robos o pérdidas de balón con las que recuperar la pelota.

Así juega Diego De Blas