La junta general de accionistas prueba las divisiones del consejo

Actualidad

Los consejeros Juan Forcén y Fernando de Yarza no estuvieron en la junta anual de accionistas del Real Zaragoza

Arizon y Gracia TOP Post

Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza, ha comparecido ante los medios tras la junta de accionistas. Quizá el mayor aliciente de la noticia no está en lo que dijo quien estuvo, sino en los accionistas que faltaron. Juan Forcén Márquez, Fernando de Yarza y Carlos Iribarren delegaron su voto en la figura del presidente. Luis Blasco, Sáinz de Varanda y Uguet, cercanos al paquete accionarial mayoritario, sí que estuvieron presentes en el acto.

La explicación de Lapetra tuvo un disfraz corporativo: señaló que su ausencia se debía a una incompatibilidad «de agendas». Dijo también que habían comunicado su ausencia «en tiempo y forma». Detrás de esa justificación se esconde una presunta negociación en las últimas semanas en la que Alierta deja al margen al resto del accionariado. Un teatro que sirve como representación de un sinfín de diferencias.

Lapetra calibró los datos de esta temporada. Un 19´4% en la caída de ingresos por abonos y ticketing. Anunció que la deuda neta ha sido reducida a 67´9 millones de euros. Y se calcula que por el contrato con el fondo de inversión CVC recibirá algo más de 11 millones de euros. El balance del club estima que se tendrán que ingresar 1´4 millones en concepto de venta de jugadores. 

En el marco de las diferencias que afectan al consejo, Lapetra relativizó las reuniones de las últimas semanas: «Forman parte del día a día y son cuestiones de club. Cada uno tiene su opinión, la defiende y todos trabajamos por el bien y el futuro del club. Sin más».

Lapetra comentó «de pasada» las negociaciones frustradas con Spain Football Capital, anunció que el CVC da un margen estrecho «dentro de las limitaciones del club». Dedicó sus respuestas a la reforma de La Romareda: «Puede ser una unidad de negocio del club, con visitas y museos. Estamos satisfechos de que las instituciones tienen claro el consenso político para la remodelación«. También destacó que la renovación de la Ciudad Deportiva pasa por tener mayor músculo económico y que de momento las labores se limitan al mantenimiento.

Mientras la familia Yarza teme que Alierta negocie a escondidas, Lapetra se refirió a las propuestas que llegan al Zaragoza a través de su despacho de abogados: «el club recibe una gran cantidad de ofrecimientos respecto a la entrada de capital».

La crisis institucional promete más episodios, en un trono con muchas cabezas. Mañana Miguel Torrecilla le pondrá voz a un mercado de fichajes tan incierto como el presente más inmediato del club. 

Mostrar Comentarios