1×1 del Real Zaragoza: del todo a casi nada

Les ponemos nota

El Real Zaragoza empató un partido que tenía en su bolsillo; en poco más de tres minutos cedió una ventaja que había logrado su centro del campo

Arizon y Gracia TOP Post

El Real Zaragoza perdió la ventaja y dos puntos en Ibiza. El equipo de JIM desarmó al conjunto balear en el primer tiempo, se puso con dos tantos de margen pero no supo ampliar su ventaja cuando tuvo la oportunidad. Jémez agitó el partido desde el banquillo y le ganó la partida a JIM, sin capacidad de reacción ante un Ibiza que le quitó el premio en poco más de tres minutos. Antes del cierre del mercado, Sergio Castel recuperó todo lo que habían logrado Francho Serrano y Radosav Petrovic. El Zaragoza volvió a mostrar dos caras antes de la medianoche. En el primer acto, el duelo fue suyo. En el segundo, hizo todo para perderlo.


 

Cristian Álvarez (4): Completó otra noche sin milagros. Intacto en el primer tiempo, Sergio Castel le batió dos veces más tarde. En el primero de los goles, no supo despejar de la zona de peligro el disparo de Cristian Herrera. Había mucho tráfico en el área, pero no sirve como excusa para un portero de su talla.

Alejandro Francés (4´5): JIM le hizo perder el norte. No estuvo fino como lateral ni como tercer central. Álvaro Jiménez cambió el partido y le desbordó casi siempre.

Lluís López (4´5): En el primer tiempo estuvo correcto y no mostró fisuras. Su segunda parte demostró que no es capaz de afrontar el duelo directo ante las mejores espadas de la categoría. Sergio Castel vive el mejor momento de su vida deportiva y en el segundo gol le dribló como quiso.

Jair Amador (5): El Zaragoza no le necesitó en sus mejores minutos. En la segunda parte se perfiló bien en los despejes y se aplicó en la defensa del área.

Pep Chavarría (6´5): Firmó uno de los mejores primeros tiempos que se le recuerdan. Estuvo incisivo en ataque, fino en el regate y comprometido en defensa. Sufrió una parálisis, como todo el Zaragoza, poco antes del empate.

Radosav Petrovic (6): Se estrenó como goleador y se le vio lúcido en el juego y muy oportuno en las disputas. No supo calmar el encuentro cuando el Zaragoza necesitaba su pausa. Perdió fuelle entonces y mostró que sufre en cualquier correcalles.

Francho Serrano (7): Marcó un gol simbólico, después de que el equipo sumara más de 500 minutos sin ver puerta. El tanto fue una liberación personal y colectiva. Besó su escudo en una de las imágenes de la noche. Pese a la belleza de la escena, la felicidad no fue completa. Su gol no sirvió para ganar y a Francho no le consoló el empate.

Sergio Bermejo (6´5): Verse fuera del equipo le ha espoleado. En Can Misses contribuyó al juego del equipo, se atrevió en el regate y mostró sintonía con sus compañeros en la media. Fue sustituido tras una entrada aparatosa, que el árbitro sancionó solo con una tarjeta. El Zaragoza le echó en falta luego.

Borja Sainz (5): Tuvo en sus botas ampliar la ventaja, guardar el triunfo del Zaragoza en su mochila. En esos minutos, en los que el equipo de JIM tenía en su mano ampliar la ventaja, se precipitó siempre. Aceleró cuando el partido estaba para pensar, se equivocó cuando el encuentro necesitaba un solo acierto.

Juanjo Narváez (6): En la primera mitad se pareció a sí mismo. Presionó, pensó en marcar y firmó buenas tentativas. Recuperó el balón que provocó el gol de Francho y mejoró el fútbol colectivo. En el peor momento del equipo, a él también se le apagaron las luces.

Iván Azón (4): Fue útil en el plan de JIM y volvió a mostrarse tierno en todos los remates. Le falta fe en el área, confianza en sí mismo. Tras un rechace de Domínguez falló un gol imperdonable.

Cambios del Real Zaragoza

Valentín Vada (2): Fue el peor futbolista sobre el terreno de juego. El partido pedía calma, congelar el juego y el tiempo. Vada apareció en Can Misses a otro ritmo, fuera de cualquier tono.

Ángel López (5): JIM eligió su entrada en el peor de los escenarios. No pudo detener a Álvaro Jiménez, que desordenó el panorama y contagió a los suyos. Mostró, eso sí, personalidad ante un gran desafío.

Álvaro Giménez (3): Si el Jiménez del Ibiza cambió el partido, el del Zaragoza pasó desapercibido. No hubo noticias dignas de su actuación ni huellas suyas en el área.

Jaume Grau (SC): No estuvo inspirado en el poco tiempo que tuvo. Si ante el Valladolid mostró tranquilidad y un juego sensato, frente al Ibiza se le adivinaron los primeros nervios.

Alberto Zapater (SC): JIM le ofreció el descuento, cuando ya nada podía hacer. Con su entrada al campo alcanza los 382 partidos con la camiseta del Real Zaragoza, pero él solo recordará que su equipo empató un partido que tenía todo para vencer.

Entrenador:

Juan Ignacio Martínez (3): Leyó bien el primer tiempo y supo que su Zaragoza debía ser agresivo en la presión. Así encontró la ventaja, ante un Ibiza que quiere jugar hasta cuando no puede hacerlo. Vencía el equipo aragonés pero JIM creyó que el partido estaba ganado antes de tiempo. Se equivocó con la entrada de Vada y Jémez modificó el encuentro con sus cambios sin que él supiera ponerle remedio. Una imagen sirve para resumir la batalla en la estrategia. JIM, más conservador, reía al acabar el partido a pesar de haber perdido su ventaja. Jémez, valiente, no escondía su frustración con el empate.

El Zaragoza retrocedió en exceso y proyectó la fe de un equipo sin complejos. Pasó de tenerlo todo a sonreír por casi nada.

Mostrar Comentarios