Ayuntamiento Zaragoza Cabecera

- Publicidad -

Un triángulo perfecto

Bada Huesca - Guadalajara

En un partido de máximo equilibrio, un doble error de Guadalajara permitió la conexión Gucek, Asier y Adrià para dar la victoria al Bada Huesca en la última jugada

Banner Podoactiva TOP Post

Una jugada de triángulo dio la victoria al Bada Huesca contra Guadalajara. Gucek, Asier y Adrià fueron los protagonistas para subir el tanto 31 en el marcador y dejar sin tiempo a los alcarreños para empatar. Un triángulo o incluso un rombo si incluimos a ‘Jota’ Hombrados que intentó frenar el lanzamiento del extremo catalán. Fueron cuatro segundos de oro puro. En descargo de los de Mariano Ortega la fatalidad de perder por dos ocasiones la redonda que habilitaron, primero el gol que les derrotó y después la imposibilidad de sacar algo productivo. El conjunto de todo lo ocurrido, 25 segundos.

Con 30-30 en el electrónico y un último ataque para Guadalajara, que se gestó en un tiempo muerto de los alcarreños, todo se precipitó. La puerta grande para unos y la enfermería para otros. En la máxima tensión, Alberto Díaz perdió un balón que Gucek lo cogió encantado. Y desde allí, el Bada montó una contra con el pase del esloveno a Asier Nieto. El lateral se fue escorando hacia la derecha ya que le cerraba el paso Arthur y lanzó a la meta de Hombrados. La escuadra derecha repelió la redonda. Arthur la cogió y los centímetros de Gucek cortaron su pase. El balón llegó a Asier que sorprendió con un pase a Adrià, Hombrados rectificó, aún le dio tiempo para tapar puerta, pero no el hueco por donde entró el balón.

Fueron 25 segundos de un partido de máximo equilibrio y que devuelven al Bada Huesca no solo al camino de la victoria. Ancla en la tercera plaza de esta Asobal tan singular y gana en confianza para el partido de este sábado contra Bidasoa, con público -300 socios- y el deseo de que vuelva Tioumentsev al 40×20, una vez recuperado del golpe en la cabeza durante un entreno, que evitó su participación contra Guadalajara.

Adrià, Asier y Gucek vieron así la jugada de la victoria. “Fue rara”, recordaba esta tarde Adrià antes de primer entreno para el partido del sábado contra Bidasoa. “Lo único que sabía cuando recibí la bola de Asier es que había que meterla sí o sí”, añadió. Luego llegaron los abrazos con todos sus compañeros y uno que pareció especial con Carmona. “No sé lo que me dijo. Son momentos en los que no sabes ni lo que gritas. Es una euforia máxima”, añade.

Cuando a Adrià se le dice que lleva una gran temporada, finta. Se refugia en la buena campaña del grupo. Hay que insistirle y suelta que “a nivel personal estoy contento. La realidad es que cuando los resultados salen estas como en una nube; te creces”. Y se le vuelve a preguntar por el gol. “Cuando hay tanto en juego, puede estar Hombrados o Pérez de Vargas, lo único que quieres es hacer gol”, subraya.

Adrià recibió el balón de Asier, que en la contra había mandado el balón a la escuadra de un Hombrados que “impresiona. Parece que no, pero es que es muy grande”. Tenía los segundos que faltaban para acabar en su cabeza y vio a Adrià bien posicionado. Decidió pasar el balón. Un movimiento que pudo descompensar a ‘Jota’ convencido de que el lateral del Bada repetiría lanzamiento. “Menos mal que elegí bien”, decía esta tarde.

La jugada se inició provocando esas dudas en Arthur. Le había dicho Asier a Rodrigo Benites que saldría al lateral alcarreño. Este perdió la redonda y la pescó Gucek. “La verdad es que todo fue improvisado”, relata el espigado defensor del Bada, con alma de jugador de ataque, que pasó la bola a Asier y acompañó la contra. Luego, después del rechace del lanzamiento del vasco, sus centímetros sirvieron para cortar el pase de Arthur y que el balón corriera por ese triángulo hasta acabar en las redes de Hombrados. Un gol, dos puntos, tercero y a pensar en Bidasoa.

Mostrar Comentarios