- Publicidad -

El Zaragoza de Agapito, condenado por fraude fiscal

Tribunales

El Real Zaragoza y los ex directivos, Agapito Iglesias y Javier Porquera, han sido condenados por fraude fiscal en el finiquito de Luccin

Penas de cárcel, multas y otras sanciones administrativas. Así es como se ha saldado el procedimiento judicial por el finiquito del futbolista Peter Luccin, hechos que ocurrieron en el año 2010. La semana pasada se llegó a un acuerdo para aplazar el juicio, pero este lunes todas las partes implicadas han tenido que verse las caras en la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Banner Podoactiva Interior Post

Los acusados, la Fiscalía y la Abogacía del Estado han alcanzado un acuerdo definitivo que ha impedido la celebración del juicio, pero que impone varias condenas a los implicados en los hechos. La justicia asegura que el Real Zaragoza, cuyo propietario por entonces era Agapito Iglesias, defraudó a Hacienda 900.000 euros tras despedir al futbolista Peter Luccin. Los conceptos que se declararon como salario del futbolista y finiquito no fueron los adecuados. Con ello, se incurrió en un delito de fraude fiscal según han acordado las partes.

Penas para Agapito Iglesias y el Real Zaragoza

Se impone al ex máximo accionista del Real Zaragoza, Agapito Iglesias, una pena de 6 meses de cárcel que no implica su entrada en prisión, además de una multa de 150.000 euros. Como persona jurídica, el Real Zaragoza deberá pagar otra multa de 100.000 euros. También se le interpone una sanción por la que no podrá recibir ayudas ni subvenciones públicas en los próximos 9 meses.

Mientras, el que también fuera directivo del Real Zaragoza, Javier Porquera, ha sido condenado a tres meses de cárcel, una multa de 250.000 euros y la imposibilidad de recibir subvenciones públicas durante 6 meses. El acuerdo alcanzado ha implicado también la retirada de las acusaciones hacia Peter Luccin y hacia el actual directivo zaragocista, Francisco Checa.

Todas las partes implicadas han devuelto además, el dinero defraudado junto con unos intereses de demora que superan los 300.000 euros. Por ello se ha aplicado a los acusados el atenuante de reparación de daño.

Mostrar Comentarios