Aramovil Portada

- Publicidad -

Los recuerdos de la Copa, ¿motivos para soñar?

Copa del Rey

El Casademont Zaragoza llega a Copa del Rey de Málaga en uno de sus mejores momentos, no solo de la temporada, sino de toda su historia. Pese a jugar ante el anfitrión, los recuerdos de épocas pasadas y la victoria en unos cuartos de final en este mismo ambiente hacen soñar a los rojillos

Subaru Perval Febrero 2020 – Top Post Baloncesto

Corría el año 1984. Un equipo de leyendas con un destacado por excelencia, Kevin Magee, vestía una elástica rojilla que hoy denominamos retro. Era 1 de diciembre y el ambiente del Palacio de Deportes de Zaragoza, más conocido como «el huevo», nos recuerda hoy que hubo un tiempo antes del Príncipe Felipe.

Era la Copa del Rey de baloncesto de la temporada 1983/84, jugábamos en casa y ni siquiera sabíamos que estábamos a punto de hacer historia, ni más ni menos, que antes el F.C. Barcelona.

Parece el inicio de una historia épica y, a decir verdad, así fue. Porque desde ese 1 de diciembre de 1984, el rumbo de las cosas parecieron dar un giro para el mundillo del baloncesto en la capital aragonesa. Dos son las Copas del Rey que el CAI Zaragoza, que por aquel entonces todavía era Club Baloncesto Zaragoza, ha conseguido llevarse a lo largo de su historia, la de 1983/84 y la 1989/90.

Este fin de semana los de Porfirio Fisac podrían encomendarse una nueva hazaña que pasa, en primera instancia, por vencer al propio anfitrión de la Copa de este año, el Unicaja de Málaga. Una historia que, a decir verdad, nos resulta familiar.

Tocar el cielo por primera vez

¿Recuerdas tu primera canasta? ¿Tu primera caída en el patio del colegio por intentar llegar a un balón que se marchaba fuera? ¿Y aquella primera Copa que se llevó el equipo de tu ciudad y que te hizo soñar con convertirte en una estrella del baloncesto mundial? La Copa del Rey de baloncesto de 1983/84 significó un antes y un después para toda una generación. Sin embargo, remontarse a esta o a la copa de 1989/90 es viajar, como poco, 30 años atrás. ¿Cuales son nuestras experiencias recientes?

Últimas participaciones en la Copa

Desde su regreso a la élite con una nueva identidad en el año 2002, el Basket Zaragoza ha logrado cuatro billetes para disputar la Copa SM El Rey: 2013, 2014, 2015 y el último, este año, 2020.

En 2013, todavía con José Luis Abós a las órdenes del equipo y mientras los rojillos firmaban también una de sus mejores temporadas, el Caja Laboral los dejó sin opciones ya en la primera ronda en Vitoria. 88-64 marcaba el luminoso al final del encuentro, ante la impotencia de Llompart, Aguilar, Fontet y compañía.

Joseph Jones, ante San Emeterio en la Copa de 2013. Foto: ACB

Tan solo un año después, en 2014, el CAI Zaragoza alcanzó las semifinales de esta competición en un escenario que recuerda, y mucho, al que se encontrarán los rojillos este viernes. Con Málaga como escenario y también ante el anfitrión, el Unicaja de Málaga, el conjunto zaragozano consiguió imponerse por 5 puntos, 74-79 y alcanzó, por primera vez (como Basket Zaragoza) las semifinales de la Copa del Rey. Sin embargo, el sueño no llegaría más ya que el Real Madrid les plantearía en semifinales un partido que se les hizo muy cuesta arriba a los de Abós (98-66).

De hecho, el CAI volvería a conseguir por tercer año consecutivo un pase para este evento en la Copa celebrada en Las Palmas en 2015 con la mala fortuna de cruzarse de nuevo con el conjunto madrileño, el Real Madrid. Sí les plantaron cara esta vez, sin embargo, acabando el partido 85-73.

Vuelta a la Copa, cinco años después

Desde esos cuartos de final de 2015, el Basket Zaragoza, ahora Casademont, no había conseguido volver a clasificarse para la Copa SM El Rey. De hecho, el destino ha querido que se reencuentre con un escenario conocido y ante un rival que ya ganó en su momento, o que, incluso, ya ha ganado durante esta temporada.

DJ Seeley, en el encuentro de liga de esta temporada. Foto: G. Pozo/ACB

El partido, que se jugará este próximo viernes a las 21.30, no tendrá nada que ver, sin embargo, ni con las reliquias de aquellos cuartos de final ni con lo vivido durante la Liga Endesa. Y es que, como es bien sabido por todos, la Copa, esa competición donde todo puede pasar es baloncesto en estado puro.

Ahora bien, ¿conseguiremos poner el broche de oro al buen momento de juego que vive el Casademont Zaragoza esta temporada o tendremos que recurrir al dicho aquel de «las segundas partes nunca fueron buenas»?

Dale a Me Gusta para estar informado de la última hora y de los contenidos de este medio

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Acepto!Leer más