Cabecera Sección Real Zaragoza
Cortinillas Laterales Sección Real Zaragoza
Cortinillas Laterales Sección Real Zaragoza

Una historia difícil de repetir

CHUCHO SOLANA

El que fuera defensa del Real Zaragoza de la Recopa ‘Chucho’ Solana rememora el título conseguido en París

Banner Podoactiva TOP Post

El exjugador del Real Zaragoza Jesús Solana, uno de los integrantes del equipo que se proclamó campeón de la Recopa en 1995, ha señalado, cuando están a punto de cumplirse 25 años de aquel título, que el paso del tiempo le deja la sensación de lo «histórica» que fue aquella final jugada el 10 de mayo. «Cuanto más tiempo pasa nos vamos dando cuenta de lo importante que fue aquella victoria. Hicimos historia porque va a ser difícil que se vuelva a repetir dadas las circunstancias deportivas actuales del Real Zaragoza», ha destacado.

Senera Modul Solution Secciones

«Chucho» Solana ha explicado que no disfrutó de ese momento todo lo que hubiese querido por el fragor de la celebración, por el cansancio del partido y por lo abrumados que estaban los jugadores al día siguiente por la celebración en la Plaza del Pilar. «En ese momento, aunque ves las cosas de forma muy excepcional, no te daba tiempo a valorar. Ahora sí que nos damos cuenta de lo que supuso para Zaragoza y su afición», ha indicado.

Grupo de WhatsApp

El exjugador nacido en Arnedo (La Rioja) desvela que sólo ha visto aquel partido entero dos veces. La primera cuando se cumplieron veinte años. La segunda, hace unos días, cuando fue programado en Teledeporte. «En esta última lo estuvimos comentado con los compañeros de la Recopa con los que tenemos un grupo de WhatsApp.  Y me di cuenta de que había cosas que no recordaba del partido», ha asegurado. Fue tal la concentración que mostraban los jugadores antes del partido, y después el cansancio, que Solana dice que la memoria no le alcanza a rememorar, por ejemplo, las charlas. Eso sí, no olvida que Víctor Fernández les dijo «salid y divertíos». «Había mucha concentración en el vestuario y estábamos con confianza, que es lo que me llamó la atención luego en el partido», ha revelado.

De lo que no se olvida es de que el día anterior al encuentro estaban todos «bastante tranquilos». Él comentó que por la edad media de los que formaban la plantilla igual era su última opción de ganar un título europeo. Al zaguero le resultó emocionante ver cómo los aficionados zaragocistas arropaban al autobús del equipo al llegar al Parque de los Príncipes  de París. No estaban acostumbrados a ver a «tanta gente y tan entusiasmada» antes de los partidos.

«Lo que notábamos es que no nos sentíamos inferiores al Arsenal. No hicimos un buen primer tiempo porque estuvimos agarrotados pero tampoco nos dominaban porque ellos hacían un juego directo desde el portero y lo teníamos controlado. En el segundo tiempo fuimos más nosotros mismos como equipo y controlamos el balón. Con el gol de Esnaider veíamos opciones pero sabíamos que ellos eran un buen equipo», ha analizado Solana sobre la Recopa.

Confianza en los penaltis

El lateral izquierdo confirma que cuando ya la prórroga se acercaba a su final «todo el mundo» estaba esperando los penaltis y Víctor Fernández hizo un cambio con la entrada de Geli, que era un especialista en penaltis. Además, confiaban en que Andoni Cedrún parase alguno como había hecho en la final de la Copa del Rey contra el Celta el año anterior y que les había llevado a disputar la Recopa.

Reconoce que el gol sorprendió a todos menos a Nayim: «Quizá a él no, pero sí a todos los demás. Fue un gol inolvidable. Se formó una piña en torno a él y recuerdo compañeros corriendo porque sabíamos el tiempo que quedaba y que era difícil que pudiese marcar el Arsenal». A este respecto evoca haber sentido «una gran alegría» por el gol pero también «la tensión por defender bien el poco tiempo que quedaba».

El gol de Nayim

Sobre el gol que firmó la Recopa, Solana ha desvelado que les pasó a todos los jugadores lo mismo. Nadie lo tuvo claro hasta que los aficionados zaragocistas se levantaron y comenzaron a festejarlo. «Son esos segundos en los que va el balón por el aire, ves que lo toca Seaman y hasta que no veo que salta la gente no reacciono», ha rememorado. Lo que no olvida el zaguero ‘blanquillo’ es el «emocionante» aplauso que les rindió la afición del Arsenal. Tampoco a su compañero Fernando Cáceres subido al larguero de la portería del gol en el Parque de los Príncipes con la Recopa en la mano. Además, considera que poder festejarlo con su afición fue «la leche». Y no olvida la celebración del presidente, Alfonso Soláns, al que consideraba «un personaje especial, entrañable y muy particular».

La llegada a Zaragoza fue «lo más», dice. La razón es que se superó todo lo imaginado. En el aeropuerto «había coches, motos y mucha gente por el camino a Zaragoza esperando ver pasar el autobús. Pero ver cómo estaba la Plaza del Pilar fue el sumun», subraya.

La Plaza del Pilar

Jesús Solana cree que el hecho de que en la emblemática plaza de la capital aragonesa se llegaran a juntar unas 100.000 personas se debió a que no todos los que deseaban ir a París lo pudieron hacer por la limitación del aforo y del estadio. Los aficionados querían disfrutar con el equipo, por lo que la única forma era estar en la Plaza del Pilar, incluso aquellos a los que no les gustaba el fútbol. «Vivir un momento histórico, aunque sea en el aspecto deportivo, une mucho a la gente. Al ver la emoción del partido hubo muchas personas que se apuntaron a la celebración porque era algo de la ciudad, no sólo un evento deportivo», ha apostillado.

Para el «Chucho» Solana el título de la Recopa fue un acontecimiento «histórico para Zaragoza y para España» porque eran «un equipo querido que jugaba bien al fútbol, que apostaba por el juego toque y que despertaba muchas simpatías«.

Arizon y Gracia Final Post