ARAMON NIEVE 2021-22

- Publicidad -

El Okoye de antes y el de ahora

ANÁLISIS

Stan Okoye volvió el pasado verano al Casademont Zaragoza. Tras más de dos meses analizamos sus estadísticas y su peso en el equipo

La vuelta: ilusión y esperanza

Casademont Zaragoza anunció el 11 de julio la vuelta de Stan Okoye al equipo tras dos temporadas en Herbalife Gran Canaria. El retorno del internacional nigeriano significaba el cuarto fichaje para el ambicioso nuevo proyecto de los maños, cuyo objetivo era retornar a la zona alta del baloncesto español.

Para la marea roja, esta incorporación despertaba la ilusión y las ganas perdidas en las últimas temporadas. Por la gran expectación que generó, muchos se aventuraron a decir que el regreso del alero fue el «fichaje estrella» del verano para el conjunto rojillo.

En el plano individual, Okoye volvía a la ciudad que le había visto brillar tras dos temporadas muy irregulares en el Herbalife Gran Canaria, con Porfirio Fisac la 20/21. Su objetivo era claro: recuperar el nivel de juego con el que había deslumbrado a todos. Sin embargo, la situación no era fácil. Llegaba a un equipo totalmente diferente al que él recordaba; nuevo entrenador, nuevos compañeros y, sobre todo, objetivos menos optimistas. 

Tras más 20 partidos jugados esta temporada, ya se puede empezar a analizar su juego y relevancia en el devenir del equipo: ¿Ha vuelto el Okoye de la temporada 18/19? ¿ha conseguido dejar atrás la irregularidad de las dos últimas campañas? 

Sus números

El alero de 2 metros de altura promedia en Liga Endesa 10´9 puntos, 4 rebotes y 8 en valoración en 25 minutos. Pese a superar la decena de puntos, la cifra de valoración puede sorprender ya que es baja para un jugador con tanto peso en el sistema del equipo. En la FIBA Europe Cup, en la cual los maños ya están eliminados, sus números mejoran: 17´3 puntos y 5´3 rebotes con un buen 43% desde más allá del triple en 28 minutos . Estos números le hacen estar en el top 5 de jugadores más valorados en esta competición.

En comparación con sus números en Herbalife Gran Canaria,  el nigeriano ha mejorado claramente. En los insulares promedió unos insuficientes 7 puntos y 4 rebotes por encuentro, muy lejos de sus números actuales. Por ello, podemos afirmar que el Okoye sin confianza y que en muchos partidos parecía esconderse ha desaparecido esta campaña. Como punto negativo, destaca su bajada en el porcentaje de tres (del 40% al 33% en la actualidad). Sin embargo esta bajada se debe al mayor número de tiros que ha asumido en el conjunto rojillo.

 

Okoye promedia más de una decena de puntos por partido. Fuente: E.Casas

¿Ha recuperado su mejor versión?

Sin duda, la mejor temporada del nigeriano fue la 18/19, es decir, la última antes de su marcha.  En ella se fue hasta los 14´9 puntos, 5 rebotes y 13 créditos en 26 minutos. Si comparamos, podemos sacar conclusiones muy claras: Con los mismos minutos de juego, esta temporada anota, rebotea y valora menos. Pese a grandes actuaciones como los 22 puntos ante Rio Breogán hace un mes, vemos que Okoye no es el que deslumbró a la marea roja y a todo el país hace tres temporadas.

Resultados del equipo

En su última temporada como rojillo, Casademont a estas alturas llevaba un balance liguero de 6 victorias y 4 derrotas. A día de hoy, el balance es de 4 victorias y 7 derrotas. Las sensaciones son diferentes y el ambiente mucho más tenso: urge salir de la mala dinámica de juego y resultados. Sin embargo, este mes de diciembre los de Ponsarnau se medirán ante equipos muy duros como Real Madrid o Baskonia. 

Las 4 jornadas que quedan antes del parón navideño marcarán si Casademont Zaragoza se reengancha a los puestos de play-off o encara una segunda vuelta con el único objetivo de salvar la categoría. Para que no se produzca lo segundo, es primordial que jugadores como Okoye asuman más responsabilidades y mejoren sus prestaciones.

Claras conclusiones

Tras más de dos meses de competición, Stan Okoye ha disipado los fantasmas que le han rodeado en Gran Canaria durante más de dos temporadas. La irregularidad y desconfianza han desaparecido de manera total de su juego. Este factor era de vital importancia para Casademont. 

Sin embargo, se ha visto que esta versión de Okoye no es suficiente. El ataque rojillo en muchas ocasiones desprende la sensación de no tener un líder ofensivo claro. Por ello, tras más de dos meses de adaptación, Okoye debe dar otro paso al frente para volver a ser el jugador que un día fue. En gran parte, la mejoría tanto en el juego como en los resultados de los maños dependerá del desarrollo del nigeriano.  

 

 

 

 

Mostrar Comentarios