- Publicidad -

Renovación en el Casademont Zaragoza para volver a la zona noble

ANÁLISIS y OPINIÓN

El conjunto dirigido por Jaume Ponsarnau comienza su trayecto el 11 de agosto con una plantilla con muchas caras nuevas y con objetivos muy claros

El inicio de agosto trae consigo la vuelta a los entrenamientos para muchos de los conjuntos de las máximas categorías. Casademont Zaragoza anunció la semana pasada que el equipo masculino volvería a los entrenamientos el 11 de agosto. Desde el último partido de los aragoneses, la plantilla ha sufrido grandes cambios. El mercado de verano ha hecho que el club dijese adiós a grandes figuras como Ennis, Brussino, Benzing o Barreiro.

A pesar de ello, se ha conseguido traer de vuelta a Okoye y firmar a buenos jugadores como Yusta, Mobley y Cook. Además de estos fichajes, cabe destacar la llegada de Jaume Ponsarnau como nuevo entrenador. Sin duda, la plantilla es diferente respecto a la del año pasado, pero los objetivos siguen siendo los mismos. A continuación, analizamos la plantilla del Casademont Zaragoza para la temporada 2021-2022.

La llegada de Cook

La pasada campaña la posición de base supuso un quebradero de cabeza constante. La salida de Alocén hizo que Casademont Zaragoza afrontase el año con tan solo dos bases; Rodrigo San Miguel y Javier García. Posteriormente se fichó a TJ Bray y a Luka Rupnik, pero el paso de ambos por el club fue fugaz.

La llegada de Omar Cook hace que el americano se sume a San Miguel y Javier García en la posición de «1». Los dos primeros destacan por su veteranía (más de 35 años cada uno) y visión de juego. En la otra cara de la moneda encontramos a Javier García, canterano de 20 años que esta temporada debe de dar un paso más en su formación. A priori, Cook y San Miguel llevarán el peso en esta posición.

Omar Cook, en un partido de BCL. Foto: FIBA

Mobley, el sustituto de Ennis

En la posición de «2» destaca la baja de Dylan Ennis, que pone rumbo a Herbalife Gran Canaria. Para sustituir el gran hueco que dejan Ennis y Sulaimon el club ha fichado a Matt Mobley. El americano es un anotador puro que proviene de la liga alemana, donde anotó 20 puntos por encuentro con un 42% desde la línea de tres. Está llamado a ser una de las referencias ofensivas de los maños.

Además de Mobley, el otro escolta es Aleix Font. El catalán ha contado con muy pocas oportunidades esta última temporada, aunque desde el club se tiene mucha confianza depositada en él. Mobley parte como escolta titular, mientras que Yusta (alternando «2» y «3») y Font aportarán desde el banquillo.

Se van Brussino y Barreiro, vuelve Okoye

La posición de alero ha sido la que más movimiento ha sufrido en las últimas semanas. Barreiro y Brussino se han despedido del club para ser rivales ligueros en Unicaja de Málaga y Herbalife Gran Canaria, respectivamente.

A pesar de estas dos grandes bajas, Casademont Zaragoza ha fichado a dos nombres reputados dentro de la Liga Endesa; Stan Okoye y Santi Yusta. El nigeriano, cuyo regreso ha generado gran expectación, vuelve al club en el que explotó  tras dos campañas muy irregulares en Herbalife Gran Canaria. Por otro lado, el español recala en las filas rojillas tras una temporada en la que no tuvo continuidad en Iberostar Tenerife. Ponsarnau tiene que tener como principal objetivo recuperar la mejor versión de ambos.

Stan Okoye vuelve a Casademont Zaragoza para recuperar su mejor nivel.Foto: Olivier Dalmeida

¿Radoncic de «4»?

Tras la salida de Robin Benzing , la duda que aparece en esta posición es Dino Radoncic. El montenegrino se incorpora a la plantilla rojilla tras un año de cesión en el Acunsa GBC, donde ha promediado 11 puntos y 5 rebotes por encuentro. Casademont Zaragoza espera que el jugador de 22 años aporte energía y esfuerzo. Este año ha jugado como «4», sin embargo, su rapidez le permite jugar también como alero. Es muy probable que alterne ambas posiciones.

El otro ala-pívot es el recién fichado Hans Vanjwin. El jugador belga de 26 años llega al club rojillo procedente de JDA Dijon, donde esta última temporada ha rebasado los 10 puntos y 5 rebotes. Destaca su gran acierto en el tiro  (47% en triples) y la capacidad que tiene para culminar transiciones rápidas. El tercer ala-pívot es el canterano Jaime Fernández, claro candidato a recalar en las filas de Levitec Huesca en calidad de cedido.

Apuesta por pívots bajos

Esta es la posición que más incógnitas alberga. Todo apunta a que Justiz será renovado por los maños e irá cedido a Levitec Huesca (tal y como apuntó Ponsarnau en una entrevista a Heraldo). A la más que posible baja del gigante cubano se le suma la de Wiley y Harris, lo que hace que Tryggvi Hlinason sea el único «superviviente».

El pívot islandés dejó grandes actuaciones, pero la llegada de Harris y Wiley le restó minutos de juego. Ya demostró que puede rendir a buen nivel, sin embargo, la posible apuesta por pívots más móviles puede perjudicarle. 

Existen dudas sobre el peso que tendrá Hlinason dentro del equipo. Foto: Esther Casas/Casademont Zaragoza

Al center islandés se le suman  Jamel McLean y Ramón Vilà. El primero, de 33 años y 2,03 metros, es un pívot procedente de la liga alemana cuyo estilo de juego se asemeja al de Elias Harris. Por otro lado aparece Ramón Vilà, de Levitec Huesca. En la capital oscense el pívot de 23 años y 2,03 metros ha explotado en todas las facetas del juego. Pese a la calidad que atesora, la inexperiencia en la máxima categoría puede ir en su contra.

La importancia del «5»

La posición de «5» se presenta como  la más importante en el esquema de Ponsarnau. La elección de un pívot u otro puede cambiar por completo el juego del equipo. La apuesta por Hlinason significaría un equipo mucho más «convencional» y hecho para jugar en estático. En este esquema  también aparecería Omar Cook, especialista en el pick & roll y en el juego en estático.

Sin embargo, la elección de McLean o Vilà lo convertiría en un conjunto mucho más veloz y muy peligroso en las transiciones ofensivas. En este hipotético esquema, tanto Vanwijn como Radoncic serían diferenciales en el «4» gracias a su rapidez.

Ramón Vilà, en el partido del Levitec Huesca ante Cáceres. Foto: C. Pascual

Incógnita Krejci

La principal incógnita del equipo es Vit Krejci. A día de hoy, el escolta checo tiene contrato hasta 2022 con el club maño. Tras la grave lesión que sufrió en septiembre, el joven decidió llevar a cabo su recuperación en Oklahoma (equipo que le eligió en el draft y que tiene sus derechos). Todo apuntaba a que dejaría el club maño tras la recuperación, pero su desvinculación todavía no se ha producido.

El futuro de Vit Krejci es una incógnita. Foto: ACB

Existen claros rumores acerca de la posible desvinculación del checo. Su salida podría abrir la posibilidad de un nuevo fichaje para la posición de escolta, que cerraría la plantilla de forma definitiva. Esto es solo una suposición, ya que todavía pertenece a Casademont Zaragoza.

Objetivos de temporada

El club rojillo comienza la temporada 21/22 con el objetivo de enmendar los errores cometidos en la anterior campaña. Pese a las bajas, maños han fichado a jugadores muy regulares (Cook) y a otros que deben recuperar su mejor juego (Yusta y Okoye). El de esta temporada es un equipo que destaca por su potencial ofensivo y por la polivalencia. Se antoja crucial que Ponsarnau encuentre el equilibrio ataque-defensa que tanto se echó de menos en los momentos importantes.

En cuanto a objetivos claros, Casademont Zaragoza tiene que volver a ser un equipo que luche por entrar en los playoffs de ACB (esta temporada se quedó a 4 victorias del 8º). Todo lo que sea no estar entre los 10 primeros de la competición liguera significaría dar un paso atrás en el nuevo proyecto.

Respecto a Europa, el club maño es uno de los equipos más poderosos de la FIBA Europe Cup. Todo apunta a que el club llegará a las eliminatorias finales por el título. A pesar de ello, el principal objetivo es conseguir un billete directo para jugar la codiciada Basketball Champions League la siguiente campaña.

 

Mostrar Comentarios